La "Carpinteria".

Escarrilla, Formigal, Aragón

Escarrila, pueblo pirenaico del valle de Tena en la provincia de Aragón, albergaba una antigua carpintería que quedó desocupada con la muerte del carismático carpintero. Después de años sin uso y en continuo proceso de degradación con los duros inviernos cayendo sobre su tejado, el Ayuntamiento decide rehabilitar su alma de madera, pizarra y piedra para reconvertirla en una sala polivalente al servicio de todo el pueblo. Aquí es donde entra en juego la sensible mano del arquitecto restaurador. La premisa de mantener sus muros de piedra condiciona nuestra actuación, que trata el conjunto edificatorio formado por dos módulos, con el respeto que merece un emplazamiento tan particular como éste. Dotándolo de criterios formales y compositivos que le otorgan una distinción respecto todo lo que le rodea. La sensibilidad en el uso de los materiales, conjuntamente con el respeto con las líneas originales y la pureza del conjunto aportan al edificio un gran equilibrio, que contrasta con la transgresión en el uso de los materiales en el interior. Espacio donde una sala diáfana a dos alturas se muestra desnuda ante la naturaleza, sin ornamento. De fondo se enmarca una majestuosa pared de piedra mediante dos ventanas y banco de acero.