Piso de soltero

Sabadell, Barcelona

Josep, propietario de un piso en un edificio de viviendas plurifamiliar de aproximadamente 60 metros cuadrados, nos pidió una reforma que dotara a la vivienda de la máxima flexibilidad y polivalencia posible, respetando estrictamente su distribución y un presupuesto estipulado inicialmente. La reforma se basa en la dotación de flexibilidad en el espacio, eliminando la totalidad de puertas y abriendo los pasos hasta el nivel del techo. Una de las dos crujías que forma la vivienda, en concreto la que ocupa los espacios de la sala de estar y habitación principal, obtiene una altura libre superior mediante la no colocación de cielo raso y dejando las vigas de hormigón existentes pintadas en blanco. La totalidad del espacio se pinta en color blanco para dotarlo de luminosidad. Dado el respeto por el presupuesto inicial y la complejidad de la intervención, aparecen elementos singulares en distintas estancias que simplifican las formas y dan un valor añadido al espacio. Elementos como la bodega integrado en el muro de la cocina, el armario de Palets manufacturado en la habitación principal, la división con persiana manual entre baño y pasillo o el cuadro para colgar la bicicleta. El mobiliario resulta de una combinación entre muebles de Ikea y de diseño propio.